Studio Medico Prof. Pier Francesco Parra | Doctor Laser
IT | EN | ES |

Traumas deportivos

Lesiones musculares

En general las lesiones musculares se clasifican en: agudas (directas o indirectas, es decir, provocadas por un trauma exògeno o endògeno), y lesiones crònicas post-traumàticas causadas sobre todo por errores terapéuticos o por una mala rehabilitaciòn.

Lesiones agudas directas:

Contusiòn: se trata de una lesiòn traumàtica aguda de los tejidos blandos causada por un golpe violento con un cuerpo de superficie llana sin que haya discontinuidad del cutis.

 

Lesiones agudas indirectas:

Contractura: endurecimiento permanente del mùsculo que para evitar un excesivo alargamiento presenta una “contracciòn de defensa”, no hay una lesiòn muscular verdadera;

Estiramiento: se trata de una elongaciòn de las fibras musculares en ausencia de una verdadera lesiòn anatòmica;

Desgarro o distracciòn muscular: se trata de una lesiòn caracterizada por una discontinuidad de las fibras musculares sin interrupciòn del tejido conectival, que se puede acompañar con lesiòn de estructuras vasales con consiguiente equimosis o hematoma.

Ruptura muscular: se trata de una interrupciòn total o parcial de un mùsculo que puede verificarse por la acciòn de un cuerpo contundente que choca contra el mùsculo mientras es contraìdo activamente o por una brusca contracciòn.

 

Lesiones cronicas post traumaticas:

Falda lìquida: se trata de la presencia de lìquido inflamatorio entre endomisio de un mùsculo y lo que es adyacente.

Fibrosis post-traumàticas: se trata de una cicatriz que se forma al interior del mùsculo, poco elàstica y poco corrediza;

Quiste sero-hemàtica: se trata de una falda lìquida al interior del mùsculo con un hematoma encapsulado por tejido fibroso;

Calcificaciones musculares: se trata de deposiciones de sales de calcio al interior del mùsculo bien evidenciables con la ecografìa como manchas blancas;

Miositis osificante:es màs grave que las simples calcificaciones, caracterizada por la formaciòn de tejido òseo al interior del tejido muscular, en consecuencia de traumas contusivos ùnicos y repetidos.